La campaña pretende concienciar sobre lo importante que es protegerse del sol, así como de la importancia de la detección precoz del cáncer de piel. Como en los dos últimos años, la unidad del Skinchecker Tour, ha constado de varios espacios didácticos y lúdicos. A través de pantallas táctiles, los visitantes han podido identificar mediante el método ABCDE los lunares sospechosos y valorar el riesgo solar de cada fototipo. Además, se ha dispuesto de un aparato de diagnóstico de la piel, para que cada persona fuera capaz de descubrir cual es la fotoprotección adecuada que debe usar, pudiendo testar in situ dichos productos y recibir una muestra gratuita de ello.

Como novedad este año, el tour, ha contado con un corner dedicado al “My UV Patch”, el primer dispositivo tecnológico elástico y ultra fino con un sensor diseñado para medir la exposición UV que recibe la piel. El “My UV Patch” está conectado con una aplicación en el Smartphone, analizando en directo el impacto UV del sol en tu piel, ofreciendo consejos personalizados sobre los hábitos de protección solar del usuario.

TOP